Michael Haneke y la superficialidad de las redes sociales. EL PAÍS

El cineasta austriaco presenta ‘Happy End’, en la que repite con Isabelle Huppert y Jean-Luois Trintignant y con la que podría ganar su tercera Palma de Oro

Michael Haneke pasea por el festival de Cannes como si fuera su casa. En realidad podría ser su segunda residencia. Toda su carrera ha estado ligada al certamen. Desde sus dos primeras películas, El séptimo continente y El video de Benny, que participaron en la Quincena de Realizadores, a las dos últimas, La cinta blanca y Amor, que ganaron sendas Palmas de Oro. Él se ríe. No es hombre muchas palabras, prefiere que las películas sean las que cuenten sus propias historias. Y en Happy End muestra el derrumbe de una familia de la alta burguesía francesa, un grupo con sus divorcios, sus soledades, sus hijos abandonados… y rodeados de la última oleada de refugiados, ya que viven en Calais…/

CONTINUAR LEYENDO AQUÍ

 

Deja un comentario